CLOROFILA

 
No, Si
5
Average: 5 (1 vote)
Categoría: 
Publicación
Tipo de publicación: 
Hoja divulgadora
10 Noviembre 2013

CLOROFILA.

La molécula de la clorofila es la base de todas las formas de carbohidratos en nuestro planeta. De hecho, toda la energía de los alimentos naturales proviene del Sol. 

Cuando consumimos clorofila obtenemos beneficios importantes, entre ellos, la limpieza de residuos del organismo y mejoras en la digestión. Además apoya la función de los tejidos y órganos, y es una poderosa defensa contra el cáncer de estómago, colon e hígado.

En el pasado, los humanos solían consumir muchos más vegetales verdes, incluyendo muchas variedades que ya no se utilizan comúnmente, utilizándolos en ensaladas y como remedios. A través de Europa eran muy respetados, el repollo incluso llegó a tener fama como una cura para todas las enfermedades.

La clorofila es un pigmento, que podemos encontrar en ciertas plantas y algas.

Se caracteriza por su color verde y por ser la encargada de mantener las funciones metabólicas de la planta bajo control.

Su alto contenido de antioxidantes y minerales, la convierten en una verdadera fuente de salud.

Uno de los grandes aportes de la clorofila a nuestra salud, es el mantener los glóbulos rojos en óptimas condiciones, oxigenándolos para que estén limpios y saludables.

Además, el consumir clorofila ayuda a la producción de los mismos, manteniendo en óptimo estado nuestra circulación e incrementando nuestros niveles de energía.

La clorofila también es famosa por la capacidad que tiene para neutralizar los efectos de los radicales libres en nuestros organismos, ya que contiene altos niveles de antioxidantes.

Lo anterior también es de gran ayuda para disminuir el crecimiento de las células cancerígenas, así como para neutralizar sus efectos negativos en el cuerpo humano.

Entre las maravillas de consumir clorofila, también se ha podido determinar que contiene compuestos ricos en minerales y vitaminas que le permiten al cuerpo iniciar procesos depurativos. 

Esto, no solo ayuda a limpiar nuestros órganos sino, a renovar nuestros niveles energéticos.

La clorofila limpia los malos olores corporales, ayuda en la asimilación del calcio, rejuvenece el hígado, mantiene los niveles de azúcar controlados, entre muchos otros beneficios pero, ¿cómo se puede consumir clorofila?

La respuesta a esa pregunta es más simple de lo que te imaginas. 

Vegetales verdes cómo el brócoli, las espinacas y las acelgas, contienen clorofila.

Cómo verás, el milagro que mantiene la vida de las plantas, puede ser tu secreto para mantenerte sano y renovado. 

La naturaleza es sabia y todo lo que hay en ella, es nuestra mejor medicina.

BATIDOS VERDES:

Lamentablemente muchas personas hoy en día no tienen niveles normales de ácido hidroclórico en su estómago, debido a deficiencias de minerales, particularmente el zinc.
Si no masticamos correctamente los alimentos verdes y además tenemos bajos niveles de ácido hidroclórico, desarrollamos un rechazo por estos vegetales, ya que nuestro cuerpo no es capaz de asimilar su nutrición.
Licuar los vegetales rompe las paredes celulares, haciendo más biodisponible los nutrientes, y al combinar estas hojas verdes con frutas, podemos disfrazar el olor y sabor fuerte de la clorofila, convirtiéndola en un alimento que nuestro organismo disfruta.
Los batidos de hojas verdes suministran fibra, que es vital para eliminar toxinas y otros desperdicios. Al mismo tiempo revitalizan todo el organismo. Los vegetales de hoja verde son una muy buena fuente de calcio, magnesio, y vitamina C, contienen carotenoides, que ayudan a proteger contra la degeneración macular y aportan ácido fólico. De hecho, contiene todo tipo de nutrientes (incluso proteínas), con excepción de la vitamina B12.

La regla general al preparar batidos, es ir variando las verduras de hoja verde que utilizas para obtener un mejor abanico de nutrientes y no producir un desequilibrio (esto asegura que no recibas altas proporciones de algún alcaloide especifico). Cualquier cosa en exceso es dañina.
Ejemplos de vegetales de hoja verde: lechuga (de todos los tipos verde y roja), espinaca, acelga, hojas de remolacha, apio (incluyendo sus hojas), hojas de zanahoria, hojas de pepino, perejil, cilantro, menta, diente de león (hojas y flores), repollo, etc.

Los tipos de vegetales verdes que se usan deben cambiarse constantemente, por ejemplo, hoy espinaca, mañana lechuga, luego perejil , después cilantro, etc., porque consumir exclusivamente un tipo de vegetal verde acumula la diminutiva cantidad de toxinas que este vegetal contiene hasta que se puede presentar un reacción negativa a éste.

RECETAS

Estos batidos rinden 1 litro aprox.

Batido Verde de Invierno

- 1 taza berries (frambuesas, arándanos, frutillas) congelados.
- 1 taza de espinaca fresca.
- 2 tazas de agua.
- Un poco de jengibre a gusto o 1 plátano (sin plátano es ideal para diabéticos)

Batido Verde Veraniego
- 1 mango maduro.
- 2 plátanos
- 5 hojas lechuga costina
- 3 tazas agua (puedes adicionar un poco de jugo de limón a gusto)

Batido de Perejil Dulce
- 1 taza perejil fresco
- 1 manzana fuji
- 1 plátano
- 4 dátiles sin carozo
- ¼ taza de limón
- 2 tazas de agua

Batido de Acelga
- 1 puñado de acelga
- 1 puñado de perejil
- 2 plátanos
- jugo de 1/2 limón
- 2 tazas de agua

Batido Benevolencia Verde
- 6 a 8 hojas de lechuga
- 1 taza de uvas negras
- 1 naranja mediana, pelada
- 1 plátano
- 2 tazas de agua

Batido Delicia Veraniega
- 6 duraznos nectarin sin cuesco
- 2 puñados de hojas de espinaca
- 2 tazas de agua

Preparación: Mezclar los ingredientes en una licuadora (entre más potente la licuadora, mejor textura tendrá el batido). Idealmente consumir el batido fresco, será más nutritivo, aunque se puede conservar refrigerado por un máximo de 3 días.

Anexos: 
AdjuntoTamaño
clorofila.pdf 83.14 KB
CLOROFILA